Claves del éxito de la educación en Finlandia

Tras la publicación del último informe PISA sobre la capacidad de los estudiantes de los países  de la OCDE, el modelo finlandés, marcadamente superior en logros que los demás, ha estado en boca de todos. Vamos a analizar de manera breve las claves del éxito de este modelo de educación.

  1. La financiación de la educación finlandesa es pública en su totalidad, desde infraestructuras hasta material escolar. No es necesariamente una clave para que el modelo sea exitoso,  pero la educación en prioridades que los finlandeses tienen desde la primaria, permite que lo público se gestione de manera eficiente. Hay que tener en cuenta que el gasto público en educación por alumno es prácticamente igual que el español. ¿Dónde está la diferencia entonces? Esta radica en la gestión de ese dinero destinado a educación, la descentralización en Finlandia es total, cada escuela pública tienen competencia máxima en gestión de recursos y elaboración de las partidas presupuestarias, lo que mejora notablemente la eficiencia de esta y adapta cada asignación a la especialización de las escuelas.
  2. Esta descentralización también está presente en la elaboración de planes de estudios y educativos. Mientras que en España esta materia es única y exclusivamente competencia del gobierno central, en Finlandia cada colegio tiene potestad para elegir la manera de dar las clases, la materias que se imparten, el reparto de horas y la forma de evaluar. Esto permite la especialización de los centros, que se centran mucho más y mejor en ofrecer un modelo de educación óptimo para el tema en el que se centran. Eliminando así titulaciones sin demanda o sin futuro y permitiendo elevar el listón de calidad y competencia. Al ser constante el precio, cada alumno elige el mejor lugar para su formación, y en función de la demanda y el tamaño del alumnado, el centro disfrutará de un mayor o menor presupuesto. Esto, a diferencia de España, provoca una estabilidad en materia de planes educativos que aumenta consecuentemente la preparación del alumnado.
  3. El nivel del profesorado es de postgrado exigido, y los mejores se sitúan en la primaria. Los maestros en Finlandia tienen un grupo específico de alumnos que no cambian en períodos largos, estos alumnos tienen el mismo profesor para todas las materia, y este es el encargado de supervisar la evolución de sus alumnos en todas las áreas y fomentar la integración
  4. Por último, el sistema de funcionariado de Finlandia es ligeramente distinto al español. En este sentido, un profesor de Instituto funcionario que ha opositado cómo lo entendemos aquí, tiene un puesto de trabajo perpetuo con un porcentaje muy bajo de movilidad. Aunque en Finlandia también funciona de esta manera, las facilidades para el despido son muchas, y al depender la financiación del número de alumnos que tiene, los finlandeses entienden al profesorado como uno de los mayores agentes de captación de alumnados, por lo que la formación continua y adaptación de los docentes es un pilar clave de la educación del país nórdico. De esta manera el apalancamiento de los profesores y la monotonía en el trabajo se disminuye, cuando la española, y lo escribe un alumno del sistema público de enseñanza, no hace más que aumentar.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: